Mundo running, ¿Cómo está el patio?

Antonio Hidalgo y Jesús Granadilla

En los últimos años según el artículo de (Tello et al.,2018) la práctica del “Running” en España ha sufrido un aumento exponencial, obteniendo cifras de más de 3 millones de practicantes desarrollando la actividad durante dos o más veces a la semana.

A pesar de ser una actividad dominada tradicionalmente por hombres, en los últimos años se ha observado un aumento de la presencia del sector femenino, obteniendo un porcentaje del 40-50% de mujeres corredoras.

Si hay una época estacional donde se da un aumento de iniciar la práctica del “Running “es la primavera, ya que al tener un clima más estable y los días ser más largo, las personas se decantan por empezar a realizar ejercicio físico.

Desde la crisis de 2008, se ha presenciado un aumento exponencial en el número de corredores que se dejan ver por las calles o los parques.

Todo esto es debido, a que se ha convertido en un hábito saludable con un gran carácter emocional, ya que proporciona un bienestar físico y mental.

Dentro del “Running”, dependiendo del lugar donde se desarrolle se podrá distinguir: Trail (montaña), cross (terrenos arenosos y con gravilla), atletismo (pista de carrera) y urbano (calle).

Debido al aumento de practicantes, cada día existen mayor números de pruebas populares de diferentes distancias, partiendo de las más cortas (5km) a las más largas (42,2 km o más).

Con los datos mencionados, uno es capaz de ver la repercusión que presenta el “Running” en este siglo XXI y por tanto poder hablar de la prevalencia de poder padecer una lesión durante su práctica.

Este deporte presenta una incidencia de 12 o más lesiones por 1000 horas de práctica, siendo en los últimos años cuando se ha podido ver la presencia de accidentes mayores como infartos, desmayos por sobreesfuerzos, deshidrataciones e incluso la muerte.

¿Por qué ocurre esto?

Según el estudio de (Kakouris et al., 2021) toda lesión ocasionada de la práctica deportiva, no tiene en su origen una única causa, sino que se produce como resultado de la interacción de diversas variables mal gestionadas que predisponen a la lesión, resultando en una incidencia donde entre el 35-65% de las lesiones son de tipo musculoesquelético.

Dentro de estas variables se encuentran; una excesiva carga de kilometraje, una inadecuada recuperación (descanso, alimentación…) o una baja condición física. De todo ello y más, hablaremos en las siguientes entradas del boletín.

Volviendo a la naturaleza de la carrera, al ser una actividad cíclica, realizar un análisis biomecánico del gesto deportivo cobra una mayor importancia de cara a reducir el posible riesgo lesional por sobreuso (lesiones por sobreuso del corredor) de las estructuras (Willwacher et al., 2022).

Es por ello que a continuación se expondrán las lesiones con mayor relevancia a nivel biomecánico junto con sus principales factores de riesgo asociados.

Como conclusión a todo lo expuesto anteriormente, es clave entender la lesión como una entidad multifactorial y la importancia que cobra dentro de esta práctica deportiva, debido a su aumento exponencial en la población. Sin embargo, dado al carácter cíclico del “Running”, el estudio biomecánico de los corredores proporciona una importante información de cara a realizar mejoras en el gesto técnico y así poder reducir el riesgo lesional de sus practicantes.

¡Síguenos en nuestras redes para estar al día de todas las novedades!

Related Articles

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *